Publicado el: Vie, May 17th, 2019

EL DÍA “D”

Ya se supo que Morena no entrego dinero a ninguno de sus candidatos, durante la campaña, porque decidió esperarse hasta el día de la elección,  para que se pueda otorgar  un pago a los representantes de casilla, además de llevarles comida, gasolina y otros gastos imprevistos.

Se sabe que en el reclutamiento de representantes de casilla Morena está ofreciendo  800 pesos a quienes acepten, lo que está por debajo de los mil que se pagaron el año pasado.

Morena ya recibió de parte del IETAM 5 millones 647 mil 147 pesos que  debió destinar a las campañas.

Y si se van a instalar 525 casillas en los tres distritos para la jornada electoral  se  requiere fácilmente más de un millón de pesos, entre pago de representantes, comidas, gasolina y demás. En comparación, el año pasado  en Morena se gastaron más de dos millones de pesos, el día de la elección, el día “D”.

Todos los partidos pagan si no al cien por ciento de sus representantes de casilla, si a la mayoría. Pocos son los que aceptan ser representantes  hacerlo sin pago de por medio, porque son amigos del candidato, militan en el partido de toda la vida, porque no necesitan. Esto lo saben dirigencias y militancias de todos los partidos. El INE lo sospecha, pero pocas veces se  los contabilizan a los partidos en los gastos de campaña.

Esto de los representantes de casilla se ha convertido en un negocio ocasional para mucha gente, que previo a la elección se la pasa preguntando cuánto paga el PRD, el PAN, el PRI, por ser representantes y se deciden  por  representar al que mejor  pague. Es un pago necesario para que el representante acepte estar un   mínimo 14 horas vigilando lo que ocurre en la casilla. Cuando no hay paga, o el partido no entrega lo prometido, el representante no asiste a la casilla o si lo hace, se retira  a las pocas horas.

Hay partidos que ni siquiera cumplen con el envío de platillos de comida y el representante se queda viendo  como los  compañeros de los otros partidos disfrutan lo que se les llevo.

Si los 5 millones 647 mil pesos que Morena ha recibido del IETAM  se distribuyen proporcionalmente entre los 22 distritos, a cada uno le corresponden poco más de 250 mil  pesos, poco dinero en un tope de gastos de campaña que rebasa los 5 millones,  pero algo es algo.

Si los candidatos de Morena llegan a ganar podrán pavonearse de que  ganaron sin recursos; y si pierden, podrán  justificarse argumentando que perdieron por  falta de dinero. Cuestión de enfoques.

La realidad es que Morena  está dando la pelea no por lo que hacen  sus candidatos, sino por la imagen de Andrés Manuel López Obrador. Hay un sector de la sociedad que le  sigue apostando a  Morena. Es sobre todo el sector de la clase popular, de aquellas  familias que toda la vida han vivido en la pobreza y no le temen a 5 años más en la misma situación,  por eso a ellos no les importa que la economía vaya mal y afecte  a las clases media y alta. El problema que es son las clases media y alta, los que sostienen la economía del país. Del pago de sus impuestos salen los recursos para los programas sociales.

En vez de confrontación de clases  debe haber  una reconciliación.