Publicado el: Lun, Jun 17th, 2019

¿REGRESA LA TENENCIA?

El diputado federal  de Morena  Alfonso Ramírez Cuéllar, Presidente de la Comisión de Presupuestos de la Cámara de Diputados, propuso el regreso del impuesto federal de la tenencia a partir de enero del 2020, con el objetivo de recaudar 130 mil millones de pesos.

En respuesta, Enrique Vargas del Villar, Presidente de la Asociación de Alcaldes, se pronunció en contra y dijo que se trata de una medida clientelar de Morena para  incrementar los programas clientelares.

Regresar la  tenencia sería un golpe terrible para los bolsillos de los automovilistas y lo cierto es que si Morena quiere, lo va aprobar, sin importar lo que diga la gente, porque en México poco importa la voz de los ciudadanos.

Morena tiene mayoría en el Congreso federal y en 20 Estados, no necesita negociar con los opositores. Puede hacer lo que se le antoje.

Da risa escuchar al diputado federal Salvador Rosas decir que la bancada panista se opondrá al regreso de este impuesto. Morena ha de decir: ¿Y?

Le agradecemos su preocupación,  pero sería mejor que alce la voz Donald Trump, con ese sí tiembla el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

En la campaña presidencial del 2006,  Felipe Calderón se comprometió a desparecer la tenencia, ganó la elección y  se olvido de su promesa durante 5 años. En los últimos meses de su mandato se acordó y eliminó la tenencia como impuesto federal y autorizó a los Estados a cobrarlo.

Calderón  bien pudo  promover declarar inconstitucional la tenencia, porque en los  Estados donde existe el impuesto se paga dos veces, uno en razón de los derechos de control vehicular y otro por la tenencia; es el mismo impuesto, pero con distinto concepto.

En Tamaulipas  no hay tenencia, pero si los derechos de control vehicular que pagan todos los vehículos, sin importar año y modelo.

En apenas 6 meses  y medio, Morena ha construido una base clientelar de 23 millones de ciudadanos beneficiados con programas sociales, aunque  eso no significa que tenga los votos cautivos de esos 23 millones de beneficiarios. Lo acabamos de ver en Tamaulipas, en donde con todo y los programas sociales federales, a Morena lo  aplastaron en las urnas.

Y antes de que eso le pasara a Morena, lo mismo le ocurrió al PRI. Es decir, a muchos ciudadanos les queda claro que las ayudas sociales no son una dadiva del gobierno, el dinero no sale del bolsillo de los  funcionarios,  proviene de los impuestos que pagan los contribuyentes.

Somos de la idea que más que programas clientelares los pobres necesitan empleos  bien remunerados, que reciban sueldos suficientes para  vivir con desahogo y  no tengan necesidad de recurrir a la  caridad ni pública ni privada. Esto debe ser el último recurso y no el primero, como lo practica Morena.

Vamos a ver  en qué termina esto de la tenencia. Esperemos que haya congruencia entre los morenistas y que no autoricen el regreso de un impuesto injusto, que atenta contra el desarrollo de las familias que aspiran a tener  un vehículo propio, no  como un lujo sino una necesidad.