Publicado el: Mar, Sep 10th, 2019

POLÍTICAS CAMBIANTES

La forma de hacer política  actual no es la misma de hace 20, 30 o más  años.

Los tiempos de “el que se mueve no sale  en la foto”, ahora son lo opuesto. Ahora  hay que moverse, hacer ruido. Ninguna campaña funciona si antes no se tiene un trabajo previo en el territorio, con la sociedad. Los candidatos espontáneos, como José Antonio Meade o Ricardo Anaya, no funcionan, lo   vimos con los pobres resultados que obtuvieron en las urnas; ahora se requiere ser respaldado por un trabajo de años, tipo Andrés Manuel López Obrador.

Hace algunas décadas, los opositores para hacerse oír necesitaban hacer demasiado ruido: cerrar los puentes,  huelgas de  hambre, marchas callejeras,  bloqueo de oficinas,  declaraciones estridentes. Toda esa alharaca   atraía la atención de las autoridades y había una respuesta a las demandas. Era la única  forma en que la autoridad se dignaba a escuchar a los gobernados.

Hoy las estridencias han sido sustituidas  por el dialogo. Cuando el opositor  busca el dialogo, es la señal de que busca una solución a los problemas. Cuando se ofende a la autoridad se escandaliza, se busca el confeti para dar una imagen de  machismo.

El dialogo es la forma de hacer ruido, la forma de  buscar soluciones a los problemas comunes.

Es cierto que a muchos  priistas no les gusta el comportamiento de los regidores Jesús Valdez, Mónica García y Ana Laura Anzaldúa, en el cabildo.  Muchos quisieran verlos mentando madres y azotando puertas. Eso los mostraría como unas feroces fieras, pero no abonaría a la solución de los pequeños problemas. A fin de cuentas son una minoría muy chiquita, a la que se puede avasallar una y otra vez, en una decisión que se tome en base a votos en el cabildo.

Cuando se es minoría en la  administración pública. se obtiene un triunfo cada vez que se saca adelante una gestoría, sin importar que se trate de una simple consulta médica, la expedición gratuita de una carta de domicilio, el trámite de una beca escolar. La vida se construye de pequeños triunfos.

La paz mundial es una  bonita utopía, fuera del alcance de la humanidad. Es mejor  enfocar los esfuerzos en  situaciones que se puedan conseguir.

En otro tema, el 2021 con sus 13 gubernaturas en juego y la renovación de los 500 asientos de la Cámara de Diputados, está a la vuelta de la esquina.

El 2021 es la antesala del 2024. La oposición sabe que si no le arrebata a Morena la mayoría,  no podrá ser un contrapeso real. Por eso acabamos de ver la reciente crisis al interior  de la Cámara de Diputados cuando de manera  gandalla Morena se quiso quedar con la presidencia. Todo eso no hubiera ocurrido si Morena no tuviera mayoría. De ahí la importancia del 2021. Si la oposición le arrebata la mayoría a Morena, tendrá muchas posibilidades de echarlo de la presidencia en el 2024, pero si los opositores no ganan en el 2021, ¡Cuidado!