Publicado el: Lun, Abr 6th, 2020

Empleos en riesgo

Ya van cinco casos confirmados de Civid-19 en Nuevo Laredo…y podrían ser cinco mil, si la gente insiste en ignorar las medidas preventivas, advierte el doctor Jaime Emilio Gutiérrez, director de Salud Municipal.

Advierte que mucha  gente sigue saliendo de la  ciudad y eso aumenta el riesgo de que se incrementen los casos de manera explosiva.

Ciertamente mucha gente ha acatado el llamado de las autoridades a permanecer en casa, pero muchos otros no, además de que salen a las calles sin protección que los cuide  a ellos y a los demás. ¿Qué les cuesta usar tapa-bocas, guantes, manga larga?

Una cosa es tener necesidad de salir a la calle y otra ser tan necio como para no tomar ninguna medida preventiva.

Debemos vernos en los espejos de otros. ¿Qué necesidad de retar al destino?  Ni los hospitales privados, y muchos menos los públicos, están equipados para atender, digamos, a 200 contagiados a la vez?

Pero además, cada contagiado de Covid-19  internado en un hospital  representa un riesgo para los  pacientes que llegaron por otras enfermedades. Lo mejor es adecuar un espacio amplio en donde se  pueda aislar y  atender a los enfermos de coronavirus.

Los contagios se van a reducir en la medida en que la ciudadanía atienda las recomendaciones de las autoridades sanitarias y se queden en casa.

Por cierto, que incongruente se ve la 4T, porque por un lado el sub-secretario de Salud, Hugo López Gatell le pide a la gente quedarse en casa y los  delegados federales, encabezados por Ramón Gómez Leal, citan a los viejitos en lugares públicos para entregarles sus apoyos del programa 68 y más. ¿Por qué no les llevan el pago a las casas de los beneficiados? Eso sería humano  y los viejitos lo agradecerían, porque ellos son los más vulnerables ante el coronavirus.

En medio de todo esto, el mensaje del Presidente Andrés Manuel López Obrador donde presuntamente anunciaría las medidas para revertir  la crisis económica, fue tan decepcionante que el dólar superó los 25 pesos.

En su cuenta de twitter, el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca escribió: “Esperé con optimismo el mensaje del Presidente. Era el momento para convocar a un acuerdo nacional para cuidar los empleos y el patrimonio de la  gente. Ahora me queda claro que no hay plan económico en marcha. Pero esto ni nos dobla, ni nos vence. ¡A jalar más duro #Tam!”.

Y es que el plan no tiene plan para enfrentar la crisis y  abandona a su suerte  a los empresarios, chicos y grandes.  Con la parálisis económica que vive el país se están perdiendo muchos empleos y puede llegar a  millones –en Estados Unidos, el país más rico del mundo, ya van más de 10 millones de desempleados por la crisis del Covid-19–, además de que se va a caer la recaudación fiscal y más adelante no habrá  dinero para  pagar los apoyos clientelares.

En  Estados Unidos, en  Francia, en Canadá, vamos hasta en Salvador, los gobernantes anunciaron apoyos para mantener el empleo, mientras que en México quien se blindan los proyectos  faraónicos y los programas clientelares, que, por cierto, no tienen punto de comparación con los programas sociales con que Estados Unidos ayuda a sus pobres. Esos son apoyos de verdad, no limosnas.